Aceptación

Si existiese una baraja de cartas con las emociones, la Aceptación sería una de las más valiosas, probablemente incluso podría ser uno de los ases.

Y no me refiero a la aceptación por parte de los demás, sino a la de nosotros mismos, que en realidad es la única que depende de nosotros, la otra es totalmente voluble y en muchas ocasiones condicionada a modas pasajeras, no importa que la moda dure años… finalmente pasará.

Para lograr una aceptación propia, hay varias claves o reglas que harán el camino para conseguirla algo más sencillo.

Evita las Comparaciones. Cada uno de nosotros somos totalmente diferentes, tenemos hábitos y situaciones de vida distintas. Si cada persona pudiese intercambiar aspectos de vida, físicos o intelectuales con otras personas ¿crees que alguna vez pararía este intercambio mundial?

Lee. Es una de las actividades que más potencian el autoconocimiento y a más cantidad de lectura, mejora el concepto que tenemos de nosotros mismos y somos más empáticos. Tenemos mucha mayor capacidad de la que creemos.

Camina. Actividad muy saludable para nuestros cuerpos, pero no menos lo es para la mente. Librera gran cantidad de malos pensamientos, nos hace atravesar horizontes mentales y nos contacta con la vida y otras personas.

Lista Positiva. Las mayores dificultades para obtener una aceptación plena vienen de nuestra fijación en cosas negativas que nos sucedieron, que no somos capaces de superar o que nunca hemos tenido. Hagamos una lista con todas las cosas positivas que poseemos en la vida, coloquemosla en un lugar visible. Es asombroso ver como crece al habituarnos a mirarla a diario.

Aléjate de Entornos Dañinos. Los comentarios que vienen de otras personas nos influyen, unas veces más y otras menos, pero a todos nos afectan. Rodearse de entornos que nos refuerzan allanará la ruta para que nos aceptemos. ¡ojo con lo que vemos en la TV! Suelen lanzar bastantes mensajes dañinos.

Dar. Es asombroso el poder tan mágico que tiene dar a los demás. Cuando somos generosos y entregamos a otros, nuestra autoestima crece exponencialmente, no solo nosotros percibimos esa mejora, sino que los demás la estimularán y nuestra autoaceptación aumentará sin darnos cuenta.

Sin una aceptación personal, es inviable una aceptación consistente en el tiempo por parte de los demás.

Eres perfecto tal y como eres. Aportas al mundo algo que solamente tu puedes dar. Gracias por Existir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *