¿Buena o Mala Suerte?

Había una vez, un campesino chino muy sabio que trabajaba la tierra duramente con su hijo.

Un día el hijo le dijo alarmado: -¡Padre, Padre… qué mala suerte! Se ha escapado nuestro único caballo.

-¿Por qué dices Mala Suerte? – respondió el padre, quién sabe si es buena o mala suerte…

A los pocos días el caballo regresó, acompañado de otros diez caballos salvajes.

-¡Padre, qué Buena Suerte! – exclamó esta vez el muchacho – Nuestro caballo ha traído la fortuna ¡ahora tenemos once caballos!

-¿Por qué dices Buena Suerte? – repuso el padre – quién sabe si es buena o mala suerte…

En unos cuantos días más, el muchacho domando uno de los nuevos caballos, y éste, no acostumbrado al jinete, se encabritó y lo arrojó al suelo. El muchacho se fracturó un hueso de la pierna.

-¡Padre, qué Mala Suerte nos han traído estos caballos! – exclamó ahora el muchacho -. ¡Me he roto la pierna!

Y el padre, retomando su experiencia y sabiduría, sentenció: -¿Por qué le llamas Mala Suerte? quién sabe si es buena o mala suerte…

El muchacho no se convencía de la filosofía del padre, solo se quejaba amargamente en su cama. Pensando en que la de cosas que podían hacer todos sus amigos mientras él tendría que estar postrado en la cama durante varios meses.

Un mes después, el reino entró en guerra con el país vecino. Los emisarios del Rey pasaron por la aldea buscando a todos los jóvenes para llevárselos a la guerra.

Vinieron a la casa del anciano, pero al ver al joven con su pierna entablillada, lo dieron por no válido y no se lo llevaron a combatir. Poco después se enteró que todos aquellos soldados y amigos de su aldea murieron en la guerra.

El joven comprendió entonces que nunca hay que dar ni la mala o buena suerte como absolutas, sino que siempre hay que darle tiempo al tiempo, para ver que lo malo no era tan malo y que siempre hay algo bueno esperando.

Si te gustan mis reflexiones y textos,  y quieres recibir un empujón lleno de energía positiva, puedes suscribirte gratuitamente a mi newsletter rellenando el sencillo formulario de la derecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *