Las tres pipas

las-tres-pipas
LEYENDA DE LAS TRES PIPAS

Esto sucedió en un viejo poblado indio hace muchos siglos. Un indio muy enojado y alterado fue llamado por el Gran Jefe. Fue a verle muy enfadado para saber que le quería decir, pero tenía prisa pues un amigo se había convertido enemigo al haberle hecho un gran mal a sus espaldas e iba a ir a buscarlo para matarlo.

El sabio anciano le dijo que en ese momento no podía atenderle, pero le cargó una pipa de tabaco y le pidió que fuese al gran árbol a fumar y a meditar tranquilamente sobre lo sucedido.

Justo al finalizar el hombre regresó menos enfurecido y le dijo que lo había pensado mejor y que no lo mataría, pero le daría una paliza para que no olvidase jamás tal afrenta. El anciano le cargó de nuevo la pipa, le pidió que volviera bajo el árbol y que después hablaría con él.

Al volver por segunda vez, estaba realmente más calmado. Le contó al gran jefe que ya no le daría una paliza, pero si iba a aprovechar cualquier situación para humillarlo públicamente y que todo el poblado supiese que clase de persona era.

El anciano con calma, le recargó de nuevo la pipa y le pidió que volviera al árbol, y que después hablarían sobre lo sucedido.

Cuando volvió, el indio se sentía incluso decaído y mal consigo mismo, decía que no quería dañar a su amigo y que sentía que necesitaba verlo para darle un abrazo, hablar y tratar de comprender que le llevó a actuar así.

Después le dijo al Gran Jefe que por favor le dijese que hacer, como lo veía él. Y le respondió, justo te iba a decir lo que tú mismo has deducido pero estabas demasiado alterado, así no podía decírtelo yo, era mejor que lo vieses por ti mismo.

Deseo que esta leyenda de Las tres pipas, te haga reflexionar en cualquier ocasión que lo necesites.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *