193. Leyenda “Será para bien”

Muy buenos días con Energía Positiva.

El podcast que cada mañana te trae el lado amable de la vida a través de reflexiones, historias de superación, experiencias, leyendas, entrevistas y por supuesto ¡BUENAS NOTICIAS! Porque las hay y aquí vas a poder escucharlas CADA DÍA.

Miércoles 3 de Octubre, Episodio nº 193 titulado “Será para bien”

Erase una vez un Rey muy impetuoso e impulsivo que tenía por consejero y primer ministro a un hombre sabio y paciente que le ayudaba mucho a tomar buenas decisiones. El Rey estaba contento con él, pero había algo que no soportaba y es que cada vez que sucedía algo importante decía la frase “será para bien”.

Un día el rey se cortó un dedo con un cuchillo. Los gritos y alaridos se escucharon por todo el castillo. El primer ministro al ver lo que sucedió y tras atenderle, le dijo “será para bien”.

Aquella frase tras perder el dedo, colmó la paciencia del Rey, que le respondió que no lo degollaba por la amistad de tantos años que les había unido, pero que iría a prisión por aquella respuesta.

El primer ministro le respondió: ¡será para bien!

El Rey pensó que aquel hombre estaba mal de la cabeza, como podía decir esa frase sabiendo que iría a prisión.

Dos semanas después el ejército enemigo entró en el castillo y lo conquistó. Como ofrenda a su Dios prepararon una gran hoguera para quemar al derrocado Rey.

Justo cuando iban a prender fuego, uno de los soldados se dio cuenta que al Rey le faltaba un dedo y que sería una ofensa para su Dios enviarle un hombre incompleto. Por lo que decidieron quemar a su primer ministro.

Lo buscaron por todo el castillo y casas del poblado, pero no lo encontraron. No imaginaron que el primer ministro fuese un preso.

Un año después unos aliados del Rey recuperaron el castillo para el monarca de nuevo, expulsando a los enemigos muy lejos de allí.

Lo primero que hizo el Rey al recuperar el trono fue liberar a su consejero y le contó que salvó la vida gracias a que le faltaba un dedo, y que él había salvado la suya gracias a estar en la cárcel. Y que efectivamente tenía razón cuando dijo “será para bien”.

Como agradecimiento quería recompensarle con muchas monedas de oro, grandes atenciones y una gran casa dentro del castillo.

El primer ministro que ya era anciano, le respondió: Este tiempo en la cárcel me ha servido para reflexionar mucho y he decidido que prefiero cultivar mi espiritualidad, meditar y vivir en paz mis últimos años de vida en la naturaleza alejado del castillo.

El Rey le miró y le respondió: ¡Será para bien!

Entonces ambos se intercambiaron unas sonrisas, abrazos y se despidieron por siempre.

 

Puedes comprar el libro Ni un minuto más en:

Amazon: http://amzn.eu/1PnTXJH
Kindle: http://a.co/0L8Y4wD

Te recuerdo que puedes contactarme a través de mi web:

ALVAROROA.ES
Envía tu buena noticia en audio: https://alvaroroa.es/envia-audio/

Suscribirte y valorarme iTunes, Youtube, iVoox, Stitcher, Spreaker, Google Podcast

Y como siempre gracias por estar ahí, por acompañarme al otro lado.

Deseo que cada día de lunes a viernes cada episodio te aporte un granito para mejorar tu vida.

Disfruta, sé amable con los demás y SONRÍE…. Que tengas un ¡FELIZ DÍA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *