363. Leyenda “El eremita orgulloso”

Miércoles 29 Mayo, Episodio nº 363 LEYENDA “EL EREMITA ORGULLOSO”

Muy buenos días con Energía Positiva.

El podcast que cada mañana te trae el lado amable de la vida a través de reflexiones, historias de superación, experiencias, leyendas, entrevistas y por supuesto ¡BUENAS NOTICIAS! Porque las hay y aquí vas a poder escucharlas CADA DÍA.

Hace algún tiempo vivía en una cueva de ciertas montañas en India un maestro ya anciano, que había vivido alejado del mundo durante más de la mitad de su vida.

Ciertamente era un hombre muy sabio, y aunque fueron muchos los hombres que se acercaron a él para recibir sabiduría durante su vida, eran pocos los que repetían la visita, pues aquel ermitaño se vanagloriaba continuamente y se sentía superior al resto.

Mostraba su poder cada vez que tenía ocasión, regañaba a quienes habían cometido errores, se ponía de ejemplo y se enorgullecía de poder vivir solo durante tanto tiempo.

Pero su orgullo no podría librarle de algo que viene después de la ancianidad, y es la muerte, aunque él si pensaba que podría burlarla.

Se cuenta que Yama, el Señor de la Muerte dijo a uno de sus hombres que había llegado el momento de ir a buscar al maestro de la cueva, este obedeció y emprendió el camino.

El maestro que había desarrollado grandes poderes, percibió aquel mensaje y puso en marcha el plan que había estado aprendiendo durante muchos años para cuando llegase el día. En el momento que entrase a buscarle la muerte, él proyectaría con su gran poder interior cuarenta y cuatro cuerpos exactamente iguales al suyo y así la muerte no sabría quién era el verdadero y seguiría con vida.

Y así lo hizo, el hombre que había enviado el Señor de la Muerte, quedó estupefacto y sorprendido. No sabía quién era el verdadero anciano. Así que dio la vuelta y fue a contar lo sucedido a su señor.

El anciano celebraba en la cueva orgulloso como su gran poder era más fuerte que la propia muerte a la que nadie había vencido jamás.

Por otro lado Yama, el Señor de la muerte, tras escuchar y reflexionar sobre le contó su hombre de confianza, le pidió que se acercase y le dijo al oído ciertas instrucciones antes de volver de nuevo a buscarlo.

El anciano presintió una vez más que la muerte volvía. Seguro de sí mismo volvió a proyectar otras cuarenta y cuatro veces su cuerpo.

El hombre enviado por el Señor de la Muerte al ver la misma escena exclamó:

¡Increíble! ¡Ha demostrado tener un gran poder!

Se hizo un silencio mientras seguía contemplando aquella mágica situación y agregó:

Pero, sinceramente podría mejorarse, hay un pequeño fallo.

El maestro, herido en su orgullo, dijo: ¿Cuál?

En ese momento, el hombre al ver quién había hablado, lo identificó y se lo llevo al Señor de la Muerte.

 

Puedes adquirir mi último libro Ni un minuto más en:

Amazon: http://amzn.eu/1PnTXJH
Kindle: http://a.co/0L8Y4wD

Te recuerdo que puedes contactarme a través de mi web:

ALVAROROA.ES
En RRSS mi usuario es @alvrov (Facebook, Twitter, Instagram, Linkedin y Pinterest)
Grupo en Facebook “Energía Positiva”: https://www.facebook.com/groups/1056429541184364/about/
Envía tu buena noticia en audio: https://alvaroroa.es/envia-audio/
Canales de Suscripción (agradezco tus valoraciones y comentarios)
iTunes: https://itunes.apple.com/es/podcast/energía-positiva/id1335100154?mt=2
Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCINW-LKiKJlfIpxr71hnQlg
iVoox: https://ivoox.com/podcast-energia-positiva_sq_f1493419_1.html
Google Podcast: https://www.google.com/podcasts?feed=aHR0cHM6Ly9hbHZhcm9yb2EuZXMvcG9kY2FzdC9mZWVkLw%3D%3D
Spotify: https://open.spotify.com/show/2yrQfC4BbTn2BXUojK1Uxi

Y como siempre gracias por estar ahí, por acompañarme al otro lado.

Deseo que cada día de lunes a viernes cada episodio te aporte un granito para mejorar tu vida.

Disfruta, sé amable con los demás y SONRÍE…. Que tengas un ¡FELIZ DÍA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.